Los bug informáticos están en nuestro día a día . En nuestros ordenadores, videoconsolas, hasta en los teléfonos móviles. Increíble, ¿verdad?

Vivimos rodeados de tecnología, pero a veces no sabemos nada a cerca de ella, y esto mismo pasa con los bugs informáticos.

Los bugs informáticos no son más que errores o defectos que se encuentran en softwares, programas y aplicaciones que suelen estar ocultos cuando los desarrolladores realizan los test y aparecen cuando los usuarios están en pleno uso del programa, generando fallos gráficos, reiniciando la app de forma constante y otros errores que no deberían estar.

Cuando los bugs informáticos se producen en los sistemas de las empresas, en la mayoría de los casos, suelen ser leves, por ejemplo, una ralentización del sistema. Sin embargo, en los casos más graves, los bugs informáticos pueden provocar que la información sensible de la empresa quede expuesta ante virus y atacantes informáticos.

¿Cuándo se encuentra el primer bug informático? ¡Contemos un poco de su historia!

Todo empieza en 1947, cuando varios ingenieros trabajaban con el ordenador Mark II de la Universidad de Harvard.

Mientras realizaban diferentes tareas de investigación y mantenimiento del ordenador, encontraron una polilla enganchada a uno de los relés del sistema que impedía que éste funcionara correctamente.

Los ingenieros cogieron el bicho que causó el error y lo registraron como “el primer caso de bug encontrado” (First actual case of bug being found), dando nombre a todos los errores que se daban en la informática.

Lo que puede hacer un pequeño intruso en la historia de la informática, ¿verdad?

Clasificación de los bug informáticos según su comportamiento

Tantos son los fallos que se han ido detectando, que los informáticos han hecho una clasificación según su comportamiento.

  • Heisenbug: Los programadores utilizan el término  para denominar a los errores que desaparecen o alteran su comportamiento al tratar de depurarlos.
  • Bohrbug: Los informáticos utilizan esta denominación para aquellos errores que, no importa lo que se haga, mantienen un comportamiento constante.
  • Mandelbug: Son fallos con causas tan complejas que su comportamiento parece ser completamente caótico. 
  • Schroedinbugs: Son errores que no aparecen hasta que alguien lee el código y descubre que, en determinadas circunstancias, el programa podría fallar. A partir de ese momento comienza aparecer una y otra vez. 

¿Por qué se originan los bugs informáticos?

La mayoría de los bugs se originan por errores de quienes desarrollan el código de un software o sistema, al diseñar éstos o al no ser compatibles con otros programas o hardware, y que como ya hemos comentado a pesar de pasar minuciosos test estos no logran detectarse y aparecen frente al usuario inesperadamente.

Después de reportados estos bug, los desarrolladores suelen ir realizando parches y actualizaciones  para ir solucionando estos errores.  

¿Se pueden evitar los bugs informáticos?

Para evitar que los Bug puedan afectar la productividad y seguridad de las empresas, es vital tener un correcto mantenimiento informático, ya que estos profesionales son los que se encargaran de hacer las comprobaciones necesarias y tomar las acciones para eliminarlos.

¿Cómo lo hacen?

  • Utilizando depuradores: Estos programas analizan el código en busca de errores y los depuran o solucionan cuando los encuentran. Son utilizados para corregir fallos que pueden ocasionar riesgos de seguridad.
  •  Revisando la compatibilidad entre programas: Se debe comprobar siempre si los programas usados son compatibles entre sí a la hora de intercambiar información o procesos.
  •  Actualizando el hardware: Muchos bugs se producen por problemas de incompatibilidad entre el software y el hardware por lo que es importante actualizar ordenadores y otros dispositivos.
  •  Limpiando el equipo de malware: Es importante realizar escaneos y limpiezas periódicas de los equipos para que este tipo de software no pueda hacer uso de bugs y vulnerabilidades para atacar los sistemas.

No permitas que los ciberdelincuentes aprovechen estos bug para acceder a los sistemas sin autorización y realizar ataques con malware y otro tipo de virus que afecten la seguridad de tu empresa y tus clientes.

Cuenta en tu oficina con un equipo de expertos en mantenimiento informático y olvídate de los bugs informáticos y otros errores.