Atrás han quedado las historias románticas de nuestros abuelos  sobre las cartas de amor que se enviaban. Con la evolución de la tecnología llegó el teléfono, luego los móviles y, más tarde, internet, el cual terminó de dar el giro a la forma en cómo nos comunicamos, nos relacionamos y nos enamoramos.

Con la web empezaron a llegar las páginas dedicadas enteramente a las citas online, la primera de ellas en 1993 Match.com, que para el 2002 ya tenía 26 millones de usuarios y en 2007 era la segunda industria online con más ingresos.

La búsqueda del amor se convirtió desde entonces en una industria líder en Internet, lo que hizo que surgieran más páginas como Plenty of Fish en 2003, OkCupid en 2004 y Badoo en 2006.

Además, aparecieron modelos que aprovechaban las nuevas tecnologías y el uso de la geolocalización, que pasó a ser la clave para encontrar gente a la que conocer de la misma área, dando lugar en 2012 a la aparición de Tinder, la app más popular a día de hoy que permite elegir el rango de distancia para buscar a nuestro “Match”.

¡Cuidado con caer en los fraudes!

Por desgracia, a la hora de encontrar pareja por internet no todo es color de rosa, ya que los fraudes abundan dentro de estas páginas bajo prácticas como el catfishing o el uso de cuentas con un perfil falso, donde una vez lograda la confianza necesaria, la “pareja” solicita  envíos de dinero o datos de tarjetas.

Otros, usan la modalidad de enviar enlaces a páginas donde piden suscripciones o datos privados, o incluso el robo de identidad, uno de los fraudes más habituales, donde pueden llegar a extorsionarnos o incluso a nuestros familiares o círculo social.

El acceso a datos como la ubicación de los usuarios que ofrecen muchas de las app, y sumado a que mucha gente usa  las redes sociales para mostrar su día a día o ubicación, hace vulnerables a los usuarios al acoso.

Consejos para no caer en fraudes en el ciberamor

Si eres usuario de alguna app o red social para encontrar el amor, recuerda tomar las precauciones necesarias para mantener tu seguridad.

Aquí te damos algunos consejos que pueden ayudarte a que tu búsqueda del amor no se convierta en una pesadilla.

  • Evita publicar constantemente tu localización exacta.
  • No envíes fotos privadas o íntimas.
  • No envíes dinero o facilites tus datos bancarios a tu “Match” ante posibles “emergencias”.
  • Utiliza un  correo electrónico diferente  para tu registro en este tipo de apps
  • Haz el registro  manualmente, evita que se sincronice con tu cuenta de  Facebook o Instagram, de esta forma solo aparecerán los datos que aportes.
  • Realiza una videollamada para verificar que con quién hablas y saber realmente que es quien dice ser.

En conclusión, la tecnología le ha dado un giro a nuestras vidas en todos los aspectos y, como todo, tiene sus puntos positivos y negativos.

Lo importante es saber usar sus ventajas y mantenernos precavidos ante posibles perfiles falsos que puedan darnos más de una desilusión.

Y tú, ¿has usado alguna de estas apps?