Puede que hayas visto, circulando por internet, vídeos de famosos en lugares en los que no han estado o diciendo cosas que nunca han dicho. Obviamente, estos vídeos no son reales sino que son los denominados “Deepfakes”. ¿Qué son y cómo detectarlos? Te lo contamos.

¿Qué son?

Los Deepfakes se tratan de una tecnología basada en la inteligencia artificial que imita el rostro y los gestos faciales de una persona.

Esta tecnología se suele usar para generar confusión, haciendo parecer que las personas que imitan hacen algo que en realidad no han hecho. 

El uso de estos Deepfakes se hizo viral hace un par de años, cuando se popularizaron unos videos pornográficos donde supuestamente aparecían actrices internacionales como Emma Watson o Natalie Portman. Hace poco incluso se hizo viral un discurso de la actriz estadounidense Jennifer Lawrence con la cara del actor Steve Buscemi

Esto no quiere decir que esta tecnología solo se use con fines poco éticos. Esta misma tecnología fue la encargada de darle vida al difunto actor Paul Walker en la película “Fast and Furious 7” y de recrear a Salvador Dalí para convertirlo en guía del museo de Florida.

¿Cómo podemos detectar un Deepfake?

El poder detectar un Deepfake dependerá de la calidad y esfuerzo del creador para que parezca lo más real posible.

Aquí te mencionamos algunos detalles en los que puedes fijarte para detectar si se trata de un vídeo falsificado con Deepfake:

– Contexto: La mejor manera de detectar si un vídeo es falso o no es fijándonos en el contexto del mismo vídeo. ¿Creerías que es real un vídeo en el que Cristiano Ronaldo dice ante cámaras que va a ir de viaje a la luna para jugar un partido con los aliens? No, ¿verdad?.

– Parpadeos: Los humanos solemos parpadear una vez cada 2 – 8 segundos de manera intermitente, mientras, los Deepfakes suelen parpadear mucho menos de lo que lo haría un humano y de una manera programada.

– Boca: Hasta el día de hoy, recrear los gestos de la boca, incluyendo los movimientos de la lengua y todo tipo de gestos y manías, es el mayor reto a corregir por esta tecnología. Si nos fijamos en los movimientos de la boca y la lengua podremos notar incongruencias entre ellas.

– Unión cuello y cara: Esta tecnología trabaja con el cuerpo de un actor real, por lo que el punto más importante en un Deepfake es hacer que el cuello del actor real se mimetice bien con la cara de la persona falsificada. Esta técnica está bastante pulida, pero sigue siendo una de las maneras más sencillas de detectar un Deepfake.

¿Está bien el uso de esta tecnología?

Es cierto que el uso de tecnología es bastante peligroso, sin embargo, esto depende totalmente del uso que se le dé. Esta tecnología ya lleva usándose bastantes años para la realización de películas, series o videojuegos teniendo unos resultados impresionantes. 

Siempre que vemos por internet algún vídeo extraño, no tenemos porqué creer que es real. Parte de la culpa de que los Deepfakes se hayan vuelto virales es la gran facilidad humana para creernos cualquier cosa que se nos dice, sin ni siquiera verificar si es verídico o no.